miércoles, junio 24, 2009

Teléfono


Con metro ochenta de estatura, su pelo largo, obscuro y crespo, los ojos profundamente negros y la cara de ingenuo angel seductor, a los dieciseis años Bill lo tiene todo en la vida. Es capitan del equipo de Lacrosse de su colegio. Reemplazó a un integrante del equipo de golf (que se encontraba enfermo) y logró la clasificación para el torneo regional. Juega basketbol, beisbol y futbol. Su cuerpo atlético parece haber sido cincelado por Miguel Angel. Tiene una personalidad alegre, extrovertido, optimista. Siempre presto a hacer la broma jocosa, el chiste para romper el hielo y poner el buen ánimo entre todos los que le rodean. Actúa en el Club de Drama, y sus presentaciones ocasionan siempre un lleno completo en el colegio, con gritos de las chicas de años superiores que se mueren por él. Su voz, oh Señor!, su voz es la de un angel, y el fanatismo en los musicales trae abajo el teatro! Vuelvo a repetir, a los dieciseis años Bill lo tiene todo en la vida. El amor de sus padres, el respeto de sus profesores, la amistad incondicional y admiración de sus compañeros....Menos a Susan.
Susan tiene dieciocho años y un cuerpo escultural, además de una cabellera rubia que enmarcan los ojos celestes mas diáfanos que hayas podido ver. Termina la secundaria éste año y de alguna manera tiene ciertas prerrogativas que el resto de las chicas no tiene, por ejemplo, usar el uniforme del colegio con una minifalda supertentadora y la blusa bien apretada con los botones que amenazan romperse por el busto que busca soltarse de ésa prision. Los profesores se hacen los que no se dan cuenta porque su padre cada año ofrece una donación al colegio. Este año fué las computadoras para la biblioteca. Todos, absolutamente TODOS los muchachos de la secundaria mueren por conversar un par de minutos con Susan Epstein, la diosa del Sydwell Friends High School.
Bill no es la excepción, él también muere por conversar con Susan. Su corazón late apresuradamente de sólo verla pasar a lo lejos. El viernes en la noche parecía que era una locomotora que se iba a salir de su pecho a ciento cuarenta latidos por minuto. El musical habia terminado, él se encontraba detrás del escenario con todo el grupo que había participado, cambiándose de ropa y quitándose el maquillaje, cuando al salir la ve casi en la puerta, bajó los ojos hacia el suelo y trató de pasar desapercibido. Bill, lo llamó y le entregó una rosa roja. Es para ti, estuviste estupendo. Tu voz es magnífica! El no sabía si queria mirarla a los ojos y todas las palabras que había practicado cada noche, antes de dormir, en dialogos ficticios con Susan, se le atragantaron en la garganta y salieron en voz quebrada, casi ininteligible, Gracias, le dijo. Ella respondió, tengo que irme ahora, pero quiero que el lunes me busques, envíame un texto antes de salir al recreo, aqui te dejo mi número de telefono, y le entregó un post-it naranja.
240-528-8893, leyó al despegar el post-it. El número de Susan...
- Entonces, te gusto? -estaban enviandose mensajes desde hace cinco minutos. Los muchachos tienen ésa magia, de entenderse rápidamente é ir al grano.
- Muchísimo - le respondió inmediatamente -pienso en ti cada noche, tu nombre es lo ultimo que pronuncio al acostarme - sus dedos moviendose rápidamente por la pantalla de su i-phone
- Yo tambien, pienso mucho en ti, y me apena que recién pueda conocerte ahora que ya terminan las clases y tengo que ir a una universidad en otro estado-
- Pero podemos vernos, podemos aprovechar el tiempo, le contestó
- Yo tambien lo quiero, quiero aprovecharlo al maximo y salir de Maryland conociendote completamente -
- ¿Qué quieres conocer de mi? -le preguntó
- Quiero conocerte todo! - le respondió
- ¿Por ejemplo? -
- Tu hombría - fué la respuesta
- No te entiendo.
- Harías cualquier cosa por mi?
- Lo que me pidas
- Envíame ahora mismo una foto de tu masculinidad, con las ganas plenas de verme.
No podía creer lo que le estaba pidiendo, pero tampoco era momento de ponerse a filosofar sobre el bien y el mal y el Jardin del Eden. Buscó el baño mas cercano, se encerró. No hubo necesidad de estimular nada. El ya se encontraba sobreestimulado. Se bajó el pantalon y buscó la mejor foto "de perfil" para mostrar su masculinidad plena. Ciertamente Dios lo había dotado. Envió la foto con un mensaje, "para ti".
Salió nuevamente al campo de futbol, pero no recibió respuesta.
La buscó en medio del mar de chicos y chicas que disfrutan los veinte minutos de recreo. No la encontró. Suena el timbre y él se dirige a su clase de Algebra. Antes de ingresar a la clase, el encargado de disciplina con su uniforme de policia lo llama, Bill, acompáñame a la dirección, le dice.
No podía creer lo que estaba pasando, en mas de una vez escuchó la palabra "pervertido" y que era una "verguenza para nuestra institución que tan grandes hombres y mujeres ha dado a la ciudad de Washington DC". De un momento a otro se le llamó "la manzana podrida que hay que eliminar antes que el cesto se corrompa", y allí, entre el grupo de profesores, todos ellos del comité de disciplina veían 'con horror' la fotografia en el celular de Susan. Sus padres ya estaban en camino para recogerlo, advertidos de lo acontecido por el Director del colegio.
Bill fué expulsado en verguenza y deshonra. Ya en casa se entera que los tres años anteriores otros 3 muchachitos también fueron expulsados por sobrepasarse con Miss Epstein.

7 comentarios:

TitoCarlos dijo...

Claro, yo también se que ahora no lo haría. ¿Lo haría con 18 años?
Conocí, para mi desgracia, a varias chicas como esas. No siempre eran varones los malos.
De todas formas me cuesta ponerme con esa edad en la era actual.

Un abrazo,

Malacay dijo...

mmm por eso en ese tipo de cosas no se muestra la cara ni elementos de fácil reconocimiento ahahaha igual ahora mas que nunca la fotografía y el vídeo es muy fácil de manipular.

Peter Camenzid dijo...

El criterio y nivel de juicio que hay que tener en las acciones a veces se hace dificil cuando las hormonas manejan la situacion. Creo que cada generacion ha tenido sus desafios y la bondad/maldad no es privativa de un sólo género.

Glamourous. dijo...

Bueno, hay de todo en la viña del senor, lastimosamente el corazon puede mas que la razon y hay quienes se dedican a encontrar a los debiles.
Por eso creo que se tiene que ver bien am,bas caras de la moneda.
Un abrazo corazon.

Peter Camenzid dijo...

Cuando el corazon hace cosas que lamente no entiende, está bien. Como tu dices el problema es los predadores que siempre se encuentran por alli. Tenemos predadeores en todas las rutas de la vida: los predadores emocionales, los sociales, los financieros, aún los intelectuales. Pero...hay que seguir viviendo! Confiar en Dios que las cosas van a ir bien si dejamos que El nos ayude y nosotros actuamos bien.

Otro abrazo para ti

g| George dijo...

Uy cuanta maldad!!!.
En verdad existen chic@ como est@s!!!. ojala no tenga la mala fortuna de toparme con algun@ en mi camino.
Por otro lado la calentura es la calentura y es lo que regularmente nos hace actuar sin pensar. La fortaleza de pensar antes de actuar es un mérito que cuesta mucho trabajo.
Abrazos amigo

Peter Camenzid dijo...

Hay gente de todo tipo. El hecho que tu mundo no haya cruzado siquiera tangencialmente con alguien asi dice mucho de tu bondad. Bien por ti. Dices bien, hay que pensar antes de actuar; por lo que es mejor tomar la decisión con anterioridad para que cuando se presente el hecho, simplemente se actúe