viernes, junio 12, 2009

Tabaco

Recojo a mi amigo del aeropuerto. Vive entre las montañas rocosas, cerca del cielo y de un lago denso, enorme, sin vida. Por años se negó a visitarme porque su puritanismo le hizo pensar que venir al este iba a contaminarlo. Las noticias de bandas, asaltos, secuestros, tráfico de drogas, prostitución, le llenaban la mente, y de sólo pensar que iba a pisar éste lado del pais, donde la "perdición" camina por las calles y te llama su amiga, le hacía temblar de miedo. ¿Cómo podría atreverse a vender su primogenitura por un plato de lentejas? ¿Cómo podría caminar entre la Babilonia moderna, la Sodoma y Gomorra del siiglo XXI y sentirse santo? Sin embargo, la amistad pudo mas (y un poco de curiosidad también) é hizo el viaje.

Le fascinó la ciudad, la belleza de las calles, la amplitud, el orden, la tranquilidad. Le gustó el bosque, las quebradas, los riachuelos, y como combinan con la urbe de una manera extraordinaria (la belleza de su ciudad es mas agreste). Pronto dejó de lado su tensión y empezó a disfrutar plenamente de su visita, mas relajado, al darse cuenta que sus preconceptos chocaban frontalmente con la realidad. Una tarde, mientras cenábamos en un lindo restaurante de ambiente familiar, me dijo de improviso: "Nadie fuma!". No me había dado cuenta, pero es cierto, nadie fuma en público en donde vivo. En su ciudad, en medio de tanto puritanismo hay mas fumadores, ó por lo menos se ven más.

Desde hace mucho tiempo la gente ha dejado de fumar en los bares y en los restaurantes. Nadie fuma dentro de sus propias casas. Se ha convertido en un hábito a ejecutar a escondidas, en casi soledad. Mis vecinos fuman, pero lo hacen en su jardin trasero, nunca en su casa. Tengo compañeros de trabajo que fuman y tienen 15 minutos para hacerlo en la mañana y otros 15 minutos en la tarde, y pueden hacerlo también en su tiempo de refrigerio, pero no lo hacen en los jardines que rodean la compañia. Es costumbre de los fumadores en el trabajo irse a la zona de descarga del edificio, y allí, entre containers de basura, los de reciclaje, y material que llega y que sale del local se reúnen para conversar mientras intercambian volutas de humo. Nunca me di cuenta que en el área metropolitana no se fuma!

Por éso me pareció interesante el ver que el Congreso ha aprobado una ley para persuadir a no fumar a todos, especialmente la gente joven. No tengo detalles de la ley, tampoco quiero entrar en ellos. Tengo detalles de los estragos que causa la nicotina en el cuerpo, no quiero entrar en ellos. Pero, si quiero decir que hay una carga genética importante que nos hace susceptibles al cancer. Hay fumadores empedernidos, por casi toda su vida, que mueren con el puro en la mano, longevos, por cualquier otra razon, menos el cigarrillo. Hay quienes hacen cancer de pulmon sin haber puesto un cigarrillo en su boca nunca! simplemente por haber aspirado el humo de tabaco que otros exhalan.

Me siento bien de compartir con el resto de mis congéneres una ciudad en la que fumar públicamente no es un hábito. No me había percatado de ésta singularidad hasta hace poco.

6 comentarios:

Malacay dijo...

Que bueno eso de cuidar donde se fuma, yo fumo pero no me gusta que fumen a mi lado ahahaha, por acá ahora hay una ley en la que no se puede fumar en lugares publicos cerrados, y realmente me encanta!

Stanley Kowalski dijo...

Yo fumo, y me parece muy bien que uno fume sin molestar a nadie, en espacios bien abiertos. Lo considero lógico y sensato. Pero tampoco vamos a ser ciegos e ignorar la caza de brujas en lo que se transformaron las campañas contra los fumadores. No veo para nada el mismo énfasis en las mismas campañas contra la droga.
Será que el narcotráfico le da mucho más dinero a los gobiernos que el tabaco?

Gracias por tus deseos que me recupere.

BESOTES Y BUEN DOMINGO!!

damian dijo...

yo fumo cuanod tomo, aunq ahora utimo a necesidad de colillas para un trabajo q ya veran en mi blog si dios quiere, pues estoy fumando mas seguido y bueno que es cierto te piden q apagues, o simplemente te miran reprobando el q lo estes haciendo.
q se respeten los lugares públicos

Glamourous. dijo...

Bueno, aqui en mexico esta estrictamente prohibido fumar en lugares publicos, como bares, aeropuertos etc...
No te negare que si he fumado, y que he visitado los "smoke room".
Pero nada de q alarmarse, aqui aun puedes y se ven fumadores por doquier.
UN besote corazon

TitoCarlos dijo...

Yo no se que pensar....
Me parece bien que se eduque en el no fumar, pero los que ya fumamos no somos criminales.
Hubo una época en la que se decía que el fumar o no era cuestión de educación. No se debe fumar en sitios cerrados, en ascensores, junto a una mujer embarazada... no se deben tirar los cigarros encendidos en ningún sitio... Todo esto era por buena educación.
El siguiente paso ha sido, según mi experiencia, la NO educación del no fumador. En las discusiones sobre este tema, es mas educado el fumador que el no fumador.
Y el último y definitivo paso es criminalizar al fumador, al que se le empujó a ese vicio desde el cine y la televisión, al que se le machaca con impuestos indirectos y que dentro de poco, el mero hecho de portar un cigarro en el bolsillo será objeto de multa y escarnio público.
Y estamos en países libres...

Peter Camenzid dijo...

La intolerancia definitivamente no es buena amiga. Cualquier extremo es dañino. No se trata de enarbolar banderas y tomar lados, simplemente se trata de practicar de manera amistosa la sana convivencia donde todos salgan ganando