lunes, abril 20, 2009

Nueva semana

No llamaste.

No puedo disimular y decir que se anticipaba tu no llegada. Sería engañarme, por el contrario, esperaba escuchar tu voz, verte nuevamente, disfrutar de tu compañia, escuchar de tus historias y reirnos un poco. Había practicamente preparado una estrategia para disfrutar plenamente del tiempo que hubiéramos estado juntos. Quería sorprenderte y que sepas que estaba dispuesto a dar todo de mi para que pudiéramos ser felices, no importa cuanto dure. Esta vez un segundo atrapó una eternidad, y ésos segundos que estuvimos juntos los relamo con gusto una y otra vez, como si fueran mis unicos recuerdos, mis primeros recuerdos, los recuerdos de un futuro que estaba tan próximo pero nunca fué.

Como el zorro del cuento de Saint Exupery, a las cinco de la tarde del domingo anticipaba tu llegada. Manejé de regreso a casa con prisa y sin cuidado. En mas de una ocasión tuve que regañarme no haber sido prudente y agradecer a mi angel de la guarda el haberme librado del accidente. Con el corazón latiendo apretado entre los dientes subo a mi habitación y la ordeno rápidamente para que no haya señas de descuido que pueden valerme puntos menos frente a ti. Son las cinco y cuarentaicinco y descanso sobre mi cama, no quiero dormirme, la noche anterior fué larga y el dia de hoy también, para poderlo soportar tuve que llenarme de cafeina de RedBull y chocolates Hershey. Debo lucir fresco y descansado frente a ti. Mi ansiedad va en aumento conforme los minutos avanzan hacia las seis. Detrás de mis cortinas observo la calle esperando que tu figura aparezca entre los arboles que todavía mantienen sus flores rosadas. No hay la aparición. Nerviosamente repito el espiar varias veces. No puedo quedarme quieto sobre la cama, no quiero quedarme dormido y no sentir tu toque de puerta. No me lo perdonaría.

No llegaste.

Mi mente empieza a fabricar disculpas para poder atender a mi corazon que ya se siente herido y está sangrando. Recibo un par de llamadas y creo escuchar tu voz. Debo frenar mi ira y el deseo de arrojar el celular contra el piso. Fingir tranquilidad y sonreir a través del auricular para que los clientes potenciales no vayan a percibir de mi malestar y puedan hacer negocios conmigo. No puedo dejar de lado un solo negocio. Antes me lo hubiera permitido. No ahora. El dinero es escaso y se hace necesario cada centavo.

Estoy de regreso en el punto de partida. Nuevamente en cero y con la promesa de siempre: "No debo volver a abrir mi corazon". No debo permitir volver a sentirme enamorado. Lo siento así, hoy que me encuentro defraudado, asustado, herido, embaucado y victima. No te culpo. El problema es mío, la memoria me va fallando ultimamente.

8 comentarios:

Paula (Bera) dijo...

Es terrible cuando te decepcionan.
Noto tu tristeza, y me nace decirte que a lo mejor todo se soluciona, que las cosas no siempre son lo que parece.
Ojalá pronto vuelvas a escribir que todo se arregló y que el timbre sonó!

Henmex dijo...

te sorprenderia lo identificado que me he sentido por acontecimientos cercanos en el tiempo que me han pasado...aunque el mio si llego pero con 2 semanas de silencio doloroso de por medio y un luto que me hacia "contar chistes" en el velatorio y pensar que "todos los muertos son buenos" pese a que resucitó... aunque no se si es simplemente un ultimo estertor de un aborto de algo...

damian dijo...

lo odio como hace eso, no te me decaigas q eso es malo.
me he sentido como tu, y no es agradable. ruego no sentirme asi nunca mas.

pensamientos dijo...

No me digas que te sierras a una nueva relación! y que sin él no hay otra vida, es terrible una desilusión se te nota triste, como dice Paula pero no por eso vas a convertirte en una planta, o en la nada, quizás las cosas se arreglen o no pero mirá para adelante positivo y si no puede ser él, llegará el amor en el momento que menos te lo imagines, tu vida tiene que brillar no solo los fines de semana, yo te deseo lo mejor y no me gusta leer tanta tristeza, te has ganado el cariño de muchos, te dejo un gran beso!!

Stanley Kowalski dijo...

Peter querido, cuando uno conoce a alguien, lo último que hay que hacer son planes, luego de los primeros encuentros hay que despedirse como si no lo fueras a ver más.
Es duro, ya lo sé, pero es la realidad. Tiene que pasar un cierto tiempo hasta estar casi seguro que cuando digas: Hasta mañana, al día siguiente lo volverás a ver.
Así son las relaciones ahora, qué le vamos a hacer.

Gracias por el comentario que me dejaste. Encantador como siempre.

BESOTES

Stanley Kowalski dijo...

Recién leí el comentario que me dejaste en el post de las entrevistas. Muchísimas gracias, sos un amor.

BESOTES

Hisae dijo...

Eres la única persona que conozco que se he leído La Isla de las tres sirenas, uno de mis libros favoritos...

Peter Camenzid dijo...

Agradezco a todos por el aliento que ofrecen. No. no voy a decaer, era algo que empezaba, y mejor un aborto temprano que cargar con un producto malo que va a arruinar vidas.

Gracias a todos