viernes, abril 03, 2009

Cherry Blossom


La garua que cae de manera constante y la densa bruma con la que la ciudad amanece y permanece durante el dia hace difícil creer que ya estamos en primavera. Pero los arboles ya estan floridos, en todas partes y los Daffodils, pensamientos, lirios y tulipanes alegran los jardines. El Tidal Basin, en cuyas aguas se refleja poderoso el Monumento a Jefferson se ve rodeado de todos los arboles de cerezo en pico de floración. No hay manera de ir ahora y lograr una buena foto. Muy obscuro. Ojala que en los dias que vienen haya un momento de sol que pueda aprovechar para salir corriendo e imprimir algunas.

Quiero enmarcar el Washington Memorial entre las ramas floridas, tambien quiero hacerlo con el Jefferson Memorial. Quiero fotografiar a la multitud de gente que camina bajo la sombra de este bosque singular y quiero ver como se alegran las fuentes y cascadas del Roosevelt Memorial con su colorido. No puedo conseguir las fotografias que quiero si no hay sol. Debo ser paciente y esperar que la naturaleza me regale lo que ansío.

Un buen amigo ha llegado de Lima y quiero impresionarlo con la belleza de la naturaleza en pleno centro de la ciudad, entre carros, buses y descender de aviones (el aeropuerto internacional de Ronald Reagan está al otro lado del rio, y entre salidas y entradas tiene un trafico de un avion cada 30-40 segundos), quiero participar, como todos los años de la procesion de turistas y disfrutar de su alegria, que tomaré prestada para mi dia.

Hace 97 años, los japoneses regalaron a Washington los primeros arboles de cerezo en una muestra de amistad. Se han aclimatado tan bien a la ciudad, que hoy son el simbolo de ella y adornan las avenidas, las pistas, las urbanizaciones y los jardines en las casas.

3 comentarios:

damian dijo...

oh amigo una curiosidad, tu donde naciste?'
tu amigo limeño, que bien algo de peru estar contigo por allá

Stanley Kowalski dijo...

Un relato bastante particular, me gustó mucho. Esas fotos que pensás sacar, las vas a compartir con nosotros?

BESOS

CHOPINGO dijo...

Es curioso este relato,muy `propio.