viernes, noviembre 04, 2005

Hojas secas


Los colores se vuelven naranjas, amarillos, rojizos, granates, beiges en las hojas de los arboles. Mientras manejas ves la hilera de ellos al borde de la pista, en las veredas, y el paisaje urbano llena de belleza tu corazon. La temperatura es de 66 grados farenheit, el sol brilla, la brisa es calma, que momento para detener la marcha del coche y salir a pasear, gozar de la naturaleza en medio de la ciudad, y recorrer los bosques y los parques urbanos, caminar al borde de los lagos, ver reflejar el cielo en el agua. El celular esta a la mano, pero no hay a quien llamar para compartir el momento.

"I can think of younger days....
I can never see tomorrow
I was never told about the sorrow
How can you mend a broken heart
how can you stop the rain from falling down?
How can you stop the sun from shining?
How can you mend this broken man?
How can a loser ever win?
Please, help me mend my broken heart
and let me live again"
"Pienso en mis dias de juventud
nunca preveía el futuro
nunca se me advirtió sobre la tristeza
Cómo puedes remendar un corazon roto?
Cómo puedes detener que caiga la lluvia?
O detener el brillo del sol?
Cómo puedes remendar este hombre roto?
Cómo un perdedor puede ganar?
Por favor, ayúdame a remendar mi corazon roto
y permíteme vivir, nuevamente" (traducción libre)

Canta Al Green desde los parlantes de mi computadora.

2 comentarios:

Emisiones Nocturnas dijo...

Definitivamente se nota que llegó el otoño a tu vida... mucha melancolía en tus letras... sin duda que la soledad es mala consejera.. para todos... enfría nuestras camas y corazones... en fin... igual me siento a veces cuando voy camino a mi casa y paso por las alamedas de los campus universitarios... aaaaaaaaaah... las hojiiiiiiitas

Francisco Morato dijo...

Podemos lembrar a juventude com melancolia, por lá passámos um dia, mas todas as idades têm a sua forma positiva...não concordo com o culto da juventude que se vive nas nossas sociedades...sinto-me bem com a minha idade apesar de gostar de tambem me apresentar mais jovem, principalmente no meu espírito.