jueves, octubre 22, 2009

Singularidad

"Abrazo de leon" decía el titulo del mensaje, y cuando abrí el video que me llegó por internet lo que ví fué una de las más enternecedoras tomas que jamás haya recibido por la red. La historia que se narraba era también emocionante.

Por alguna razon, esa toma desenterró el recuerdo de un artículo que había leído hace muchos años atras. Allí se hablaba que los gatos sin cola despiertan capacidades extraordinarias, que los gatos comunes y corrientes no las tienen. Como que agudizan el sentido. Pareciera que tienen una alerta diferente y son mas nerviosos y asustadizos, pero tambien despliegan una ternura especial con sus amos, no vista en otras mascotas. Me interesó el tema en el momento, pero no le dediqué tiempo para investigación. De manera muy simple lo califiqué mentalmente como "SINGULAR".

Otro tema singular fué el logro de tulipanes negros en Amsterdam. La ingeniería genética ya había logrado una mutación capaz de generar una belleza no natural. Me gustan los tulipanes y por años esperé el ver un tulipan negro. Se me concedió el deseo una primavera cuando los jardines de la Freer Gallery of Art fueron llenos de tulipanes negros de tallo largo. Me emocionó el verlos y agradecí la dedicación del jardinero para poder desarrollar tanta singularidad.

Pienso en unos amigos, y creo que su niño es como un gatito sin cola, que oye una musica que nadie mas oye, que deja que el viento juegue con su pelo, que admira en contemplación eterna un punto en el espacio, y que sus ojos tienen una mirada que pasa a través de ti. Un gatito sin cola que no le preocupa lo que a otros gatos les preocupa, que puede absorto quedarse sin comer, comprometido en su goce interno de ver lo que otros no ven, y moverse al ritmo de una musica que los otros no oyen. Sí, es nervioso y huraño, y se asusta de los desconocidos. Prefiere su propia compañia, aunque de vez en cuando consiente en dejar su Olimpo y baja a hablarte con misericordia en un lenguaje divino, que como ser mortal no llegas a entender. Hay que interpretarlo.

Este niño es de alguna manera un tulipan negro. Una mutación genética lo trajo a la vida. Es delicado con las temperaturas y hay que cuidarlo del viento. Se necesita mucha dedicacion para que crezca bien, ofrecerle bastante tiempo y mucho amor. Rindo homenaje a la dedicacion de los jardineros.

3 comentarios:

TitoCarlos dijo...

Fantástico.
Me has hecho recordar a un familiar que también era un 'gato sin cola', que le faltaba algo para estar completo, y sin esa parte humana con la que nació era el personaje más amable y tierno que hay sobre la tierra. Para que sobreviviera, fue necesario mucho calor, y parecía como si estuviera eternamente agradecido con todo aquel que le obsequiara con tan solo una mirada o una sonrisa.

Un abrazo,

JAIME dijo...

¿es un niño especial o a q haces referencia?
buena la comparación

Damian dijo...

los gatos sin cola desarrollar algun don epsecial por no tenerla jajajaja, sorry pero me parece extraño